top of page

Un Océano de Verde Esmeralda: Un Vistazo a el Baño Forestal Japonés



El Baño Forestal Japonés, también conocido como 森林浴 Shinrin-Yoku, es una práctica que consiste en sumergirse en la naturaleza para promover el bienestar físico y mental. La práctica se originó en Japón en la década de 1980 y se basa en la idea de que pasar tiempo en la naturaleza puede reducir el estrés, mejorar el estado de ánimo y reforzar el sistema inmunitario. En la actualidad, esta práctica está ampliamente aceptada como forma de mejorar la salud y el bienestar general, y en los últimos años ha ido ganando popularidad en todo el mundo.


El concepto de Shinrin-Yoku fue introducido por primera vez por el gobierno japonés en 1982, cuando estableció el programa "Terapia Forestal", cuyo objetivo era promover los beneficios para la salud de pasar tiempo en la naturaleza. El programa se basaba en la idea de que los bosques tienen un efecto curativo en el cuerpo y la mente humanos. Esta idea se apoyaba en el hecho de que muchos japoneses han utilizado tradicionalmente los bosques con fines espirituales y terapéuticos.


La práctica del Shinrin-Yoku es sencilla y accesible a cualquiera. Consiste en pasear por una zona boscosa y utilizar los cinco sentidos para sumergirse por completo en el entorno natural. Puede incluir actividades como caminar, sentarse e incluso tumbarse para sumergirse por completo en el entorno. Es importante señalar que la práctica del shinrin-yoku no consiste en hacer ejercicio o ir de excursión, sino en estar presente en el entorno natural y dejar que éste haga su magia curativa. Algunas personas incorporan también prácticas como la meditación o el yoga para mejorar la experiencia.


La investigación ha demostrado que los baños de bosque pueden tener una serie de beneficios para la salud. Por ejemplo, los estudios han descubierto que puede reducir los niveles de cortisol, la hormona del estrés, mejorar la variabilidad del ritmo cardiaco y estimular el sistema inmunitario. Además, se ha demostrado que mejora el estado de ánimo y reduce los síntomas de depresión y ansiedad.

Un estudio realizado por investigadores de la Escuela de Medicina Nippon de Japón descubrió que el Shinrin-Yoku puede reducir los niveles de cortisol en una media del 16,4%, lo que supone una reducción significativa. Además, el estudio descubrió que la variabilidad de la frecuencia cardiaca aumentaba una media del 4,3%, lo que indica que se activaba el sistema nervioso parasimpático, responsable de calmar el cuerpo y reducir el estrés.



Otro estudio publicado en el International Journal of Environmental Research and Public Health descubrió que los baños de bosque pueden reforzar el sistema inmunitario aumentando la actividad de las células asesinas naturales, que son importantes para combatir el cáncer y otras enfermedades. El estudio también descubrió que los baños de bosque pueden mejorar el estado de ánimo, reducir los síntomas de depresión y ansiedad y aumentar la sensación general de bienestar.


Además de los beneficios para la salud física, los baños de bosque también pueden tener un impacto positivo en la salud mental. Se ha demostrado que pasar tiempo en la naturaleza mejora la función cognitiva, reduce los síntomas de estrés y ansiedad y aumenta la sensación general de bienestar. De hecho, un estudio realizado por la Universidad de Sussex descubrió que sólo dos horas de exposición a la naturaleza a la semana pueden mejorar significativamente la salud mental.



Una de las razones de los beneficios del Shinrin-Yoku es la presencia de fitoncidas, que son compuestos orgánicos volátiles emitidos por las plantas. Cuando inhalamos fitoncidas, nuestro cuerpo produce unos glóbulos blancos llamados células asesinas naturales que ayudan a protegernos contra las enfermedades. El entorno natural, especialmente el bosque, es rico en fitoncidas y ésta podría ser una de las razones por las que el Shinrin-Yoku es tan beneficioso para nuestra salud.


El Shinrin-Yoku es una forma sencilla pero eficaz de mejorar el bienestar físico y mental. Dedicar tiempo a sumergirse en la naturaleza puede reducir el estrés, mejorar el estado de ánimo y reforzar el sistema inmunológico. Esta práctica es fácil de incorporar a la vida cotidiana y puede realizarla cualquier persona, independientemente de su edad o capacidad física. Con la creciente investigación sobre la salud

Comments


Commenting has been turned off.
bottom of page